Litoral - Misiones

Home > Litoral > Misiones > Camino de la Yerba Mate > Colonia Liebig

Colonia Liebig

Este es un pequeño pueblo, organizado en Cooperativa Agrícola, que vive de la yerba mate principalmente, pero que también tiene  ingresos de la producción de: La miel, los cereales, la cría y venta de ganado, la forestación.

imagenVacia

Por la RP 1 se sale hacia Colonia Liebig. Sus pobladores, no más de dos mil, también son inmigrantes como en Apóstoles, a unos 8 kilómetros. Sin embargo, Colonia Liebig no queda en Misiones sino en Corrientes.



Liebig tiene nombre alemán y pasado inglés. Desde fines de 1800 y hasta 1970, la Compañía Argentina Liebig exportaba corned beef y extracto de carne a Inglaterra, y en Colonia Liebig se abastecía del ganado que viajaba en tren hasta Pueblo Liebig, en Entre Ríos, donde estaba el frigorífico y se faenaban más de mil cabezas por día. De aquellos años, cuando la zona era parte de la Estancia La Merced, de más de 10.000 hectáreas, queda poco y nada. Hoy, el pueblo vive de la Cooperativa Liebig, una yerbatera en crecimiento y secadero artesanal, con 140 pequeños productores asociados que se puede visitar siempre y cuando uno no llegue entre las 13 y las 16, horario de la siesta. Lo bueno de que sea un lugar pequeño es que en una simple visita al establecimiento puede encontrarse con el presidente de la Cooperativa, Esteban Friedlmeier, que seguramente lo saludará y se pondrá a charlar con usted. No sería extraño que él mismo le cuente la historia y lo guíe para llegar hasta el secadero artesanal.



Si tiene un rato converse con él, que le contará sobre los primeros colonos, hombres de hierro, como don Miguel Drendak, que ya pasó los ochenta hace rato y todavía trabaja la tierra, no puede quedarse quieto. Sus padres llegaron a principios de 1900 y si bien fue muy dura la primera etapa, se quedaron y les inculcaron a sus hijos la cultura del trabajo. Venían de Galitzia, norte de Ucrania, como muchos otros, y usaban el carro polaco para todo. Algunos lo trajeron desarmado desde Europa, así todo de madera y con las cuatro ruedas. Cargaba hasta 800 kilos, la cosecha que luego se vendía en el pueblo. Era el único transporte tirado por caballos o bueyes. Don Drendak tiene el suyo y su nuera todavía lo usa los domingos. Lo llena de sandías, coloradas y también amarillas, de la chacra y las vende en Apóstoles.



Antes de irse de Liebig, pase por la plaza y acérquese hasta el centro y verá una placa de bronce: justo ahí abajo está el baúl. El tema es así, en 1999, por el 75 aniversario de la fundación del pueblo, se enterró un baúl lleno de historias de familias de inmigrantes escritas por los descendientes. Por ahora los cuentos están encerrados. Según los planes, en 2024 se abrirá el baúl y, seguramente, en Liebig además de las plantas florecerán nuevas historias.


 

Tips para el viajero

Con quién Viajamos

Vestimenta

Duración del Recorrido

Dificultad

Epoca recomendada para viajar

Seguridad

Actividades del destino

Amigos, Familiar, Pareja, Solos

Informal

Mediodía

Baja

Todo el año

Sin Peligro