Paraná

Una ciudad con encanto, que tiene aires frescos, que se mueve al compás del río, que vive una vida tranquila, con atardeceres de película y una gastronomía que da que hablar. Paraná es un destino elegido para conocer en familia.

imagenVacia

A diferencia de otras ciudades, la capital de Entre Ríos no se fundó. No tuvo una carta oficial de fundación. Surgió como consecuencia de la inmigración de personas provenientes de la vecina orilla, el poblado de Santa Fe, atraídos por la abundancia de ganado cimarrón y los buenos pastizales que encontraron en la zona.



La cronología oficial comienza hacia 1730 con la aparición de la primera capilla y la llegada de la imagen de la Virgen del Rosario. Entre 1780 y 1800, la ciudad comenzó a crecer, y en 1854 se convirte en capital provisional de la Confederación Argentina. Era la ciudad administrativa más importante del país.

En Paraná nació el General Justo José de Urquiza, el hombre valiente que desafió a Rosas y finalmente, lo derrotó para organizar el país. Uno de los sitios más recomendables es el Parque Urquiza, fue un terreno que el general cedió en su testamento a su esposa, Dolores Costa. Ella lo donó para que fuera convertido en un espacio verde. Eso es hoy, un pulmón proyectado y parquizado primero por Charles Thays y luego por Francisco Bertozzi.



El parque tiene 44 hectáreas, con varios senderos y la mejor vista de la ciudad y del río. Se divide en tres niveles unidos por antiguas escalinatas y caminitos peatonales.

El casco histórico ordena sus edificios alrededor de la Plaza 1º de Mayo. La Catedral está en el mismo lugar donde estuvo la primera parroquia de barro, allá por 1730, y más aún, todavía conserva la imagen original de Nuestra Señora del Rosario. La construcción del templo actual comenzó en 1882 y tomó los elementos del estilo neoclásico italiano. La Catedral es monumental por donde la mire, desde la columnata de la fachada hasta los vitreaux franceses y la estatua de San Pedro, esculpida en mármol de Carrara.



Alrededor de la plaza, se encuentran tesoros arquitectónicos, como la torre con reloj del Palacio Municipal y el edificio de Correos y Telecomunicaciones, antigua residencia de Urquiza.Un poco más por la Calle Peatonal hasta la Plaza Alvear y el Centro Cívico. Ahí, no deje de ver la Casa de Gobierno, de estilo barroco y renacentista (1884) y dos edificios de arquitectura moderna: el Palacio de Educación (1971) y El Palacio de Justicia (1969). Este grupo de edificios forma parte del Patrimonio Cultural de Paraná, igual que sus Museos y el Teatro 3 de Febrero.



Paraná tiene casino y diversión nocturna. Pero en el día hay mucho que hacer: deportes náuticos, trekking, safaris fotográficos, golf y pesca deportiva. Uno de los circuitos más buscados es el comprendido entre Paraná y La Paz, hacia el norte, en un corredor de unos 160 kilómetros, con promesas de buen pique. Prepárese para bagres, bogas, dorados, pejerreyes, sábalos, pero también para otros nombres menos conocidos: armados, chanchos, manduva. Y hay más... eso sí nunca los conocerá si sale de pesca con luna llena. Dicen que trae el peor pique.



Puede pescar desde la costa en Bajada Grande, Puerto Nuevo, Costanera y el camping Toma Vieja. Para las especies más buscadas, surubí y dorado, habrá que embarcarse, pero en la ciudad hay guías autorizados, que hacen salidas por el día y también con pernocte.

Playas hay para elegir, pero la Thompson es la más nueva, con parador y buenas picadas.



Al rescate de lo auténtico, en Paraná: La gastronomía también es patrimonio cultural de un lugar. En Paraná lo saben y decidieron rescatarlo recuperando recetas tradicionales y dándoles un toque gourmet. Las comidas de los inmigrantes europeos pero con productos locales.

La boga es una de las estrellas: no se la pierda en albóndigas empanadas o escabeche. El surubí, el dorado... En Paraná se cansará de comer pescado frito o a la parrilla, pero siempre fresco. Si prefiere un bolichito simple, lo encontrará sin problemas y si busca cocina de autor, sepa que cada vez hay más restaurantes que la ofrecen.

Para pescado intervenido, nada mejor que la rotisería gourmet Doña Clorinda, donde conseguirá manjares caseros y exóticos, como el surubí ahumado.
 

Tips para el viajero

Con quién Viajamos

Vestimenta

Duración del Recorrido

Dificultad

Epoca recomendada para viajar

Seguridad

Actividades del destino

Amigos, Familiar, Pareja, Solos

Informal

1-día

Baja

Todo el año

Sin Peligro