Seleccionar página

LITORAL • MISIONES • CARAGUATA

CARAGUATA

Una de las excursiones más recomendadas del circuito.

Este lugar, atrae turistas de todas partes del mundo, y principalmente de América Latina, que se interesan en seguir los caminos de Ernesto Guevara, y es precisamente en este pueblo donde “El CHE” pasó parte de su primera infancia.
Enseguida que pase Montecarlo comienzan los carteles anunciando la Casa del Che Guevara. Pero cómo, ¿no está en Córdoba?, se preguntará el viajero. Así es, pero como Ernesto Guevara Lynch fue viajero desde pequeño, también pasó unos años de su infancia en Caraguatay, y hay quienes dicen que hasta podría haber nacido aquí. A cinco kilómetros de la RN 12 se pueden visitar los restos de la casa en donde habría vivido hasta los dos años.
En guaraní, Caraguatay quiere decir “agua de ananá silvestre” y desde que el Che Guevara se convirtió en un ícono pop, cada vez más argentinos y extranjeros se desvían de la ruta para visitar este lugar olvidado. Aquí, su padre, Ernesto Guevara Lynch y su madre, Celia de la Serna habían adquirido una propiedad para iniciar un establecimiento rural dedicado al cultivo de yerba mate. Siempre encontrará un guía dispuesto a contarle sobre el “niño Ernestito”, que dio sus primeros pasos en la tierra colorada, conoció el mate y se asomó a la selva con apenas un año. Según se cuenta la familia partió a Buenos Aires para el nacimiento Roberto, el segundo hijo. Si bien quisieron volver a Misiones, los problemas de asma de Ernesto no se llevaban bien con el clima húmedo. Por eso, los médicos les recomendaron trasladarse a Córdoba. Si bien no hay documentos que atestgüen que regresó a Caraguatay, hay quienes dicen que lo vieron en la zona antes de emprender su gran viaje por América. La historia sigue, es intrincada e interesante y seguramente le darán ganas de saber más sobre este mito argentino.
También puede conocer un ejemplar gigante del timbó o pacará, un árbol típico de la selva argentina, que mide 42 metros de altura y tiene una circunferencia de 6,50 metros. Lo encontrará en el Refugio El Timbó Gigante, protegido por la Fundación Vida Silvestre. Llegar no es complicado, el problema es poder abarcar su inmensidad en una sola foto. Esa es su tarea. Por si la resuelve rápido, aquí va otra: busque alrededor del timbó uno de sus frutos y verá que tiene forma de oreja y es negro, por eso el árbol era conocido entre los guaraníes como cambá nambí, que significa “oreja de negro”.
El refugio está dentro de La Misionera, primera empresa que se estableció en la zona con plantaciones de yerba mate, y hoy es propietaria de la estancia con casco neocolonial de 1930, donde podrá alojarse si alguna de las siete habitaciones está libre. También hay programas de día de campo, que incluyen caminatas ecológicas, cabalgatas y visitas a la isla Caraguatay, una Reserva Provincial de 52 hectáreas de selva a orillas del Paraná. Para pedidos complicados, visite la capilla de Santa Rita, conocida como La Santa de lo Imposible, patrona de Caraguatay. Además de este detalle, el templo rústico y en color ladrillo, fue construido en los años 40. Cada 22 de mayo hay procesiones en homenaje a la Santa Rita.

TIPS PARA EL VIAJERO

CON QUIÉN VIAJAMOS

Amigos, Familiar, Pareja, Solos

VESTIMENTA

Informal

DURACIÓN DEL RECORRIDO

Mediodía

DIFICULTAD

Baja

ÉPOCA RECOMENDADA PARA VIAJAR

Todo el año

SEGURIDAD

Sin Peligro

ACTIVIDADES DEL DESTINO

Arte y Cultura > Monumentos y Lugares Históricos