Seleccionar página

LITORAL • MISIONES • EL SOBERBIO

EL SOBERBIO

Una de las excursiones más recomendadas del circuito.

Es un pequeño poblado que ofrece tranquilidad, relax, y la posibilidad de pasar unos días en medio de la vida natural de la selva, que recibe a los turistas con todo su encanto y plenitud para que la estadía sea inolvidable. Es un pueblo chico, de unos cuatro mil habitantes, a orillas del Uruguay. Esa cercanía es su mejor rasgo. Hay varios campings frente al río. Del otro lado está Porto Soberbo, el pueblo brasileño es todavía más pequeño. Igual, para los que quieran sentirse en Brasil y tomarse una cerveja, hay cruces en balsa. Si cruza en auto también puede llegar por Brasil a Los Saltos del Moconá, en el Parque Estadual do Turvo. Pasa lo mismo que en las Cataratas: la vista panorámica es buenísima, pero del lado argentino, desde donde se hacen los paseos en lancha, sentirá en la cara el agua del salto.
Hablando de Argentina y Brasil, es preciso contar que por esta zona las fronteras son difusas. No las políticas, pero sí las humanas. Acá, en plena Argentina, los colonos del monte apenas hablan español. Son hijos de brasileños de origen alemán, que llegaron después de la Segunda Guerra Mundial. En los papeles son argentinos pero si uno lo escucha hablar a Waldemar Hirt o a Gladys, su hermana, que viven en el Paraje La Bonita, a unos 40 kilómetros de El Soberbio no se daría cuenta. Tienen acento extranjero. Algunos prefieren no preguntarles por qué selección de fútbol hinchan… Igual, algo de lógico tiene esta confusión si de las ocho estaciones de radio que se escuchan, todas son brasileñas salvo una, y las novelas, todas de la Red Globo, y la música, pura samba. Además, se come feijoada y farofa, y al pájaro carpintero se lo llama pica pau. Los criollos protestan, pero se fueron acostumbrando y manejan el portuñol con habilidad.
Además de los brasileños están los paisanos, como se les llama a los integrantes de las aldeas guaraníes de la zona, dos de las cuales reciben visitantes: Její y Pindó Poty. Esta última es más pequeña y hace más o menos un año se hizo famosa por el caso de Julián Acuña, un chico que debió ser operado en Buenos Aires, a pesar de la oposición de la comunidad mbya guaraní, que no cree en la medicina occidental. Las aldeas se pueden visitar, y es interesante para ver las costumbres de los aborígenes. Si tiene suerte el cacique mismo lo llevará a recorrerla, le mostrará las trampas que utilizan para cazar las mulitas, los chanchos salvajes y las aves que utilizan en su dieta. También, podrá ver y comprar artesanías. Los guaraníes son hábiles cesteros y también tallan en maderas de la zona los animales del monte. Podrá comprar yaguaretés, loros, vívoras y monos.
Si le gusta la selva y le dan ganas de pasar unos días elegantes en esa penumbra apretada y húmeda, considere que en esta zona se está desarrollando un pequeño polo turístico con algunas opciones de posadas chic donde hospedarse. Descanso Chic: Don Enrique es el último lodge que abrió en la zona, que se perfila como un polo turístico lejos de todo, menos de la selva. Pertenece a la exclusiva cadena de pequeños hoteles, Ten River & Ten Lakes, tiene menos de un año y ya pasaron varias decenas de turisas europeos. En el lodge hay tres cabañas y proyectos para una cuarta. “No más porque no queremos perder el clima de intimidad que se logra ahora”, cuenta.
Las cabañas están rodeadas de vegetación espesa, tienen un deck privado con vista al arroyo Paraíso, de aguas cristalinas y con dorados que van y vienen. En estos días se terminó de construir el mangrullo, una construcción alta en medio del monte, perfecta para observar aves. A la mañana temprano o por la tarde, si guarda silencio, podrá ver tucanes, boyeros cacique, y otras especies cuyo nombre descubrirá comparando formas y buscándolas en un libro de aves.
Además de Don Enrique, están La Bonita y La Misión, que ofrecen cabañas, comida casera y caminatas guiadas por un baquiano con machete afilado que corta cañas tacuaras caídas y pastos largos para abrir el paso. Si bien la selva es apretada y oscura después de un rato de marcha, se llega a miradores escondidos y panorámicos.

TIPS PARA EL VIAJERO

CON QUIÉN VIAJAMOS

Amigos, Familiar, Pareja, Solos

VESTIMENTA

Informal

DURACIÓN DEL RECORRIDO

Mediodía

DIFICULTAD

Baja

ÉPOCA RECOMENDADA PARA VIAJAR

Todo el año

SEGURIDAD

Sin Peligro

ACTIVIDADES DEL DESTINO

Arte y Cultura > Monumentos y Lugares Históricos