Seleccionar página

LITORAL • MISIONES • GARGANTA DEL DIABLO

GARGANTA DEL DIABLO

Una de las excursiones más recomendadas del circuito.

No es un salto, sino el cañón que se forma por la caída del Salto Unión. Es este en especial el más impactante de todo el recorrido, las pasarelas lo van guiando hasta llegar a este punto en particular, prepare la cámara de fotos.
En la platea de la Garganta llueve aunque no sea un día de lluvia. En el parque venden pilotines plásticos para el agua y también en Puerto Iguazú. Si el día está lindo, no son necesarios, el agua es una alegría fresca. Si está nublado y destemplado, podrían ser útiles.
En la pasarela de la Garganta del Diablo hay otros mini espectáculos que acompañan al gran espectáculo de la caída de más de un millón de litros de agua por segundo. El primero también es natural y lo forman “los vencejos de cascada”, unas aves similares a las golondrinas pero más grandes, que revolotean eléctricamente sobre la garganta. Esto se debe a que tienen sus nidos en las rocas que provocan los saltos. Gracias a sus uñas fuertes pueden aferrarse a las paredes verticales. Estas aves construyen su nido con saliva y se alimentan de insectos que cazan justamente mientras vuelan. El vencejo de cascada es, además, el símbolo del Parque Nacional Iguazú.
El otro espectáculo son los fotógrafos: hay más de 120 habilitados y en el balcón de la garganta siempre se ven cerca de diez, con una pequeña escalera a la que se suben para ofrecerle la mejor foto, usted en primer plano y la Garganta del Diablo atrás. Se la sacan en el momento y por la noche le llevan una copia a su hotel. De la Garganta del Diablo puede volver en tren, pero si hay demasiada cola de gente y no tiene ganas de esperar también puede utilizar un camino de tierra colorada de aproximadamente dos kilómetros que llega hasta la “Estación Cataratas” desde donde sale un sendero hacia los circuitos Superior e Inferior. El camino de tierra colorada corre paralelo a un brazo tranquilo del río Iguazú y se ven retazos de selva en primer plano: cañaverales de gruesas tacuaras, árboles de ambay, con enormes hojas en forma de mano, verdes del derecho y casi blancas del revés. También podrá ver una amplia variedad de plantas epífitas, que no conocen el suelo porque crecen en los troncos de los árboles para estar más cerca de la luz. Las epífitas captan la humedad del ambiente y no parasitan a los árboles, sólo los utilizan de apoyo. Se destacan las orquídeas, entre ellas la delicada miltonia flavescens, que en primavera da pequeños ramilletes de flores amarillas. Otras epífitas: los caraguatáes –un tipo de bromeliácea con hojas espinosas-, los claveles del aire y güembés, una planta de hojas grandes, exuberante, con raíces largas y a veces colgantes.
De todas las epífitas hay una muy traicionera, el higuerón bravo, también llamado estrangulador. Comienza como una epífita pero luego desarrolla raíces en todas direcciones. Primero son finitas como lianas pero después se unen y fortalecen y terminan asfixiando al árbol original.

TIPS PARA EL VIAJERO

CON QUIÉN VIAJAMOS

Amigos, Familiar, Pareja, Solos

VESTIMENTA

Informal

DURACIÓN DEL RECORRIDO

Mediodía

DIFICULTAD

Baja

ÉPOCA RECOMENDADA PARA VIAJAR

Todo el año

SEGURIDAD

Sin Peligro

ACTIVIDADES DEL DESTINO

Arte y Cultura > Monumentos y Lugares Históricos