Seleccionar página

LITORAL • MISIONES • PARQUE PROVINCIAL MOCONÁ Y RESERVA DE BIÓSFERA YABOTÍ

PARQUE PROVINCIAL MOCONÁ Y RESERVA DE BIÓSFERA YABOTÍ

Una de las excursiones más recomendadas del circuito.

Este Parque Nacional se encarga de proteger y conservar el ecosistema de la selva misionera, que junto al Parque Estadual Do Turvo, situado en Brasil, conforman un área de gran valor sobre el río Uruguay. Los Saltos del Moconá están dentro del Parque Provincial Moconá, que a su vez está dentro de la Reserva de Biósfera Yabotí y sumadas al Parque Provincial Urugua-í y al Parque Nacional Iguazú forman un cordón verde de más de 400.000 hectáreas, una verdadera reserva de flora y fauna y de la selva paranaense.
Estas caídas de agua se producen por una rajadura de la tierra sobre el Macizo de Brasilia durante una época, hace millones de años, en que hubo una gran actividad volcánica. Es como si el río hiciera un pliegue, una arruga en medio del basalto.
Julio Núñez, autor del libro Iviráreta, País de Arboles, dice que son saltos paralelos al curso del río, “dando la impresión de que se trata de un río de dos pisos, en que las aguas desbordan por paredones de rocas, del piso superior al inferior…”. Por esa característica de saltar sobre sí mismos y longitudinalmente se los considera únicos en el mundo. Además, las caídas de agua miden tres kilómetros de largo, más que las Cataratas del Iguazú y que las del Niágara. La altura de los saltos es variable según el caudal del río, que a su vez depende de las lluvias y la regulación de dos represas ubicadas en territorio brasileño: Itá y Machadinho.
Cuanto más bajo sea el nivel del río, más alto será el salto, que no suele superar los diez metros. Por el contrario, si el río crece más de la cuenta, los saltos desaparecen, se tapan y dejan de existir. Por eso se dice que son caprichosos, porque puede suceder que después de hacer todo el viaje hasta aquí, finalmente no los vea. A diferencia de las Cataratas, que si bien varían el caudal de agua, el visitante apenas lo nota, en este circuito la suerte es fundamental. Si la tiene, llegará en la lancha hasta las caídas mismas, se mojará con la espuma de agua y verá cómo la lancha usa un remolino para dara la vuelta antes de regresar. Enfrente, del lado brasileño, está el Parque Estadual do Turvo, adonde también llegan turistas para una vista panorámica de los saltos.

TIPS PARA EL VIAJERO

CON QUIÉN VIAJAMOS

Amigos, Familiar, Pareja, Solos

VESTIMENTA

Informal

DURACIÓN DEL RECORRIDO

Mediodía

DIFICULTAD

Baja

ÉPOCA RECOMENDADA PARA VIAJAR

Todo el año

SEGURIDAD

Sin Peligro

ACTIVIDADES DEL DESTINO

Arte y Cultura > Monumentos y Lugares Históricos